En este momento estás viendo Lugares imprescindibles que ver en Kioto

Kioto es una de las ciudades importantes de Japón y es una de las ciudades más pobladas. Entre los años 794 y 1868 fue la capital de Japón acogiendo la sede de la Corte Imperial. En el año 1868 la Corte fue trasladada a Tokio. Como en la Segunda Guerra Mundial fue una de las pocas ciudades que no fue bombardeada, a día de hoy es una de las importantes urbes japonesas por su gran patrimonio histórico, artístico y arquitectónico. No dispone de aeropuerto propio, pero el de Osaka y el Kansai están cerca. La Universidad de Kioto es la mejor considerada de Japón. La mayoría de los templos son considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y forman parte de Los Monumentos histñoricos de la antigua Kioto. En esta nueva entrada os dejamos los lugares imprescindibles que ver en Kioto.

Fushimi Inari-Taisha

Situado en el distrito de Fushimi, es el principal santuario sintoísta de Kioto. Está en la base de la montaña conocida como Inari, y la cual incluye varios senderos para llegar a los santuarios más pequeños. Este santuario está dedicado al espíritu de Inari. Inari era vista como la patrona de los negocios. Cada Torii del santuario ha sido donado por un hombre japonés de los negocios. Es conocido por los miles toriis que delimitan el camino por la colina. Es uno de los símbolos de Kioto y, por lo tanto, uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto. En el año 2005, apareció en la película Memorias de una geisha. 

Santuario sintoista de Inari
Fushimi Inari-Taisha

Kinkaku-ji

Kinkaku-ji o el Templo del Pabellón Dorado fue construido en 1397 pero en la guerra de Ōnin el templo se quemó, por que el edificio actual es una reconstrucción.  Es un edificio de tres plantas, las dos superiores están recubiertas con horas de oro puro. La primera planta, la Cámara de las Aguas, es una habitación rodeada por una baranda. La segunda, la Torre de las Ondas de Viento, es de estilo samurái. Y la tercera, Kukkyoo-choo, tiene ventanas, es de estilo Zen y en su interior hay una tríada de budas. Alrededor del Pabellón Dorado, podemos ver un magnífico jardín japonés con un estanque en el que encontramos islas y piedras que representan la historia de la creación budista. 

Se puede visitar cualquier día de la semana de 9:00 a 17:00 horas y la entrada es de 400 yenes.

Pabellón dorado
Templo de Kinkaku-ji

Kiyomizu-dera

Es un conjunto de templos que forman parte de los Monumentos históricos de la antigua Kioto. Considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco es uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto. El edifico principal se sostiene por cientos de pilares, sobresaliendo de la colina por lo que ofrece unas maravillosas vistas de la ciudad de Kioto. Debajo del edificio se encuentra la cascada Otowa-no-taki, donde tres canales de agua caen a un estanque. Se dice que beber este agua supone tener salud y longevidad, por lo que no es extraño ver a gente cogiendo agua. Uno de los edificios a destacar del complejo es el santuario Jishu, dedicado al dios del amor. Este santuario tiene dos piedras del amor, con 6 metros de separación entre sí. El éxito en el amor se alcanzará si se consigue ir de una piedra a otra con los ojos cerrados. 

El horario para poder visitarlo es de 6:00 a 18:00 y el precio es de 400 yenes.

Templo de Kiyomizu-dera

Distrito de Gion

Originario de la Edad Media Europea, es uno de los distritos más famosos. Se le conoce como el distrito de las Geishas. Confundido erróneamente con un distrito de prostitución (con la creencia de que las geishas eran prostitutas y no las artistas del entretenimiento que son) en este distrito se pueden ver los modos y artes de entretenimiento de la época, además de la tradicional arquitectura del Japón feudal. Es uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto.

DIstrito de las Geishas
Distrito de Gion

Ginkaku-ji

Desde el período Edo recibe el nombre de Ginkaku-ji y es conocido como el Templo de Plata. Es un templo budista y una de las construcciones de la cultura Higashiyama del período Muromachi. En principio, fue planeado para lugar de retiro y después de la muerte de shōgun Ashikaga Yoshimasa se destinó a templo budista. Debido a la rebelión de Ōnin, el templo no pudo ser cubierto totalmente con láminas de plata, por lo que le da un aire de inacabado. La restauración del 2008 respetó este aire de inacabado. El templo cuenta con jardines cubiertos de musgo y un jardín japonés. 

Se puede visitar cualquier día del año de 8:30 a 17:00 de marzo a noviembre y de 9:00 a 16:30 el resto del año. El precio de la entrada es de 500 yenes.

Templo de plata
Templo de Ginkaku-ji

Ryoan-ji

Es un templo Zen y en su interior podemos encontrar uno de los jardines secos más famosos del mundo. Se trata de un jardín rectangular frente al edificio principal, compuesto por arena rastrillada, musgo y rocas. Hay un total de 15 rocas divididas en 3 grupos. El primer grupo formado por las 3 rocas de más de la derecha, el segundo las 5 siguientes, y el tercero las 7 restantes. Cada grupo tiene una piedra más grande que el resto. El conjunto no se puede ver de una sola vez, sino que tienes que ir moviendo la vista. Es placentero mirar el jardín dado que tiene el patrón de un árbol escondido en la estructura del jardín. Nuestro subconsciente capta el patrón sin que lo notemos. El jardín representa nuestra incapacidad de observar el todo, y la última piedra, situada casi fuera del jardín, da la sensación del infinito. Es uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto y estar tranquilo mientras miras el jardín.

El precio de la entrada es de 500 yenes y se puede visitar de 8:00 a 17:00 horas. 

Jardín de musgo, arena y rocas
Jardín rectangular en Ryoan-ji

Heian-jingu

Se trata de un templo shinto construido en 1895 con motivo del 1100 aniversario de la fundación de la ciudad por los emperadores Kanmu y Komei. El edificio principal fue diseñado para imitar el Palacio Imperial de Kioto. A finales de cada mes de enero, el santuario acoge la celebración del festival en conmemoración por la memoria del Emperador Komei. A principios de abril es el festival en honor al Emperador Kanmu. Y en octubre tiene lugar la celebración del Jidai Matsuri. Cuando se visita podemos saber que estamos cerca del templo, ya que a unos pocos metros de la entrada encontramos el torii más grande de Japón.

Podemos visitarlo de 6:00 a 18:00 y la entrada es gratuita.

Jardín de Heian-jingu

Sanjūsangen-dō

Sanjūsangen-dō se traduce como edificio de treinta y tres espacios, los cuales hacen referencia a los treinta y tres espacios que hay entre las columnas que sostienen al templo. El edificio principal se reconstruyo en 1266 después un incendio que sufrió todo el complejo en 1246, y se considera el templo de madera más largo de Japón. Dentro de este edificio, se encuentran las estatuas de Buda por la que es famoso. La deidad del templo es Kannon de los mil brazos. La estatua es tesoro nacional de Japón y fue creada en el período Kamakura Tankei. A los lados de la estatua, se situan las 1000 estatuas de menor tamaño de Kannon de los mil brazos. De estas estatuas, 124 son originales, rescatadas del incendio que hubo en 1946. El resto se construyeron en el siglo XIII en madera de ciprés japonés. Es uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto.

La entrada cuesta 600 yenes y se puede visitar de 8:00 a 16:30 de abril a noviembre y el resto del año de 9:00 a 16:00.

Templo de madera más largo de Japón
Templo de madera Sanjūsangen-dō

Torre de Kioto

Situada enfrente de la central norte de la estación de Kioto está la Torre de  Kioto, construida en 1964 y con 131 metros de altura. A sus pies cuenta con un centro comercial que alberga restaurantes, tiendas de souvenirs, hotel, baño público (onsen) y una plataforma de observación situada a 100 metros. La vista que te ofrece de Kioto es de 360 grados. En ese mismo año también se inauguró el tren Shinkansen. Tiene la forma de una vela budista tradicional y está diseñada para resistir terremotos y tifones de gran magnitud. Por la noche, la torre se puede ver en color rojo cerca del final y color azul justo al ras de la altura de los edificios que tiene delante. 

Torre de Kioto enfrente de la estación de Kioto
Torre de Kioto

Daikaku-ji

Es uno de los templos más antiguos de Kioto y destaca por las vistas desde el estanque artificial y por la pagoda. En 1392 se usó como centro de reunión para las negociaciones de paz de las Cortes Imperiales del Sur y del Norte. En este complejo se pueden ver diferentes edificios. Destacan el Lago Osawa, el edificio principal (Shinden) y la pagoda (Shingyoden). Es un lugar popular para ver las hojas rojizas del otoño y los cerezos en flor. 

Edificio principal de Daikaku-ji
Templo de Daikaku-ji

Kamigamo Jinja

Haciendo la función de protector de Kioto de las influencias malignas, es uno de los santuarios sintoístas más antiguos que existen actualmente en Japón. Según la leyenda, el caballo blanco que yace a la entrada del santuario, era el mensajero de los dioses. Las tradicionales residencias de los antiguos sacerdotes sintoístas se constituían entre muros de barro blanco sobre cimientos de piedra, y esto es lo que hoy rodea al templo. Una de las casas está abierta al público. 

En invierno está abierto de 6:30 a 17:00 y en verano de 5:00 a 18:00. La entrada es gratuita. 

Entrada al templo
Entrada al templo de Kamigamo jinja

Castillo Nijō

Castillo japonés construido en madera y piedra. El castillo central fue destruido por un rayo en 1750 y en 1788 un incendio destruyó el palacio interior. Las defensas con las que contaba el castillo eran muros y anchos fosos. El muro exterior tiene tres puertas y el interior dos. Entre los dos, se encuentra el Palacio de Ninomaru, cocinas, guardias y jardines. El palacio de Ninomaru fue construido en ciprés Hinoki con un aire samurai con lujosa decoración de oro. También se puede ver el Palacio de Honmaru, cuyas estancias se conectan por corredores y patios. El área del castillo tiene varios jardines, y cuenta también con arboledas de cerezos y árboles ume (albaricoque japonés). Uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto.

Se puede visitar de 8:45 a 16:00. La entrada cuesta 600 yenes y si quieres entrar al Palacio Ninomaru tienes que pagar 400 yenes adicionales.

Castillo japonés de madera y piedra
Castillo Nijo

Ninnaji

Construido en el año 888 es uno de los principales templos budistas de la escuela de Shingon de Japón. Por tradición, entre los años 888 y 1869, los emperadores enviaban a un hijo al templo para que asumiera el cargo de sacerdote. Los miembros de la familia imperial fueron los sacerdotes principales, hasta el final del período Edo. Un incendio lo destruyó en 1467 y fue reconstruido 150 años más tarde, y fue financiado por el gobierno imperial porque coincidió con la reconstrucción del Palacio Imperial de Kioto. La mayor parte de los edificios que siguen en pie son del siglo XVII, y se incluye una pagoda de cinco pisos y un huerto de cerezos enanos.

Ninnaji

Matsuo Taisha

Es un santuario sintoísta situado al sur del distrito de Arashiyama. El manantial que tiene en la base de la montaña se cree que está bendecido. Es el lugar de culto de los productores de sake y miso. Los jardines interiores son relativamente nuevos, ya que se terminaron en el año 1975, pero no te decepcionarán. Un jardín representa las montañas, otro recrea un jardín de ocio para los aristócratas del período Heian, y el tercer jardín es una representación del concepto chino del paraíso. Es uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto.

Manantial del templo Matsuo Taisha
Matsuo Taisha

Shimogamo Jinja

El nombre hace referencia a un bosque cercano o a los primeros habitantes de la zona , el clan Kamo, muchos de los cuales siguen viviendo cerca del santuario. El santuario Shimogamo, junto al Kimogamo, fueron los principales santuarios sintoístas de la antigua Provincia de Yamashiro y están asociados a los santuarios sintoístas Kamo de Kioto. Los santuarios Kamo protegen a Kioto de las malas influencias externas. Entre 1871 y 1946 se designó como uno de los Kanpei-taisha, que significa que queda bajo apoyo del gobierno nipón. 

El horario para poder visitarlo es de 6:30 a 18:00 horas.

Entrada al templo de Shimogamo Jinja
Shimogamo Jinja

Nishi Hongan-ji y Higashi Hongan-ji

Hongan-ji es el nombre una serie de templos budistas de Japón, pero sobre todo hace referencia a dos templos que originariamente fueron solo uno. Nishi Hongan-ji en su interior podemos encontrar el salón del fundador y el salón del buda que tiene una imagen de Buda. El almacén tiene varios tesoros nacionales, pero la mayoría no se encuentran disponibles para el público. El salón de estudio, dividido en la sala de estudio blanca y la sala de estudio negra. La única sala que se abre al público dos veces al mes es la sala de estudio blanca. Higashi Hongan-ji muy parecido en cuanto a distribución con Nishi Hongan-ji, también incluye un salón del fundador y el salón de Buda. 

Templo budista
Nishi Hongan-ji

Bosque de bambú de Arashiyama

Es un bosque de bambú natural ubicado en una reserva natural en Arashiyama, en Kioto. Tiene diferentes caminos para recorrerlo y es considerado parte del paisaje sonoro de Japón por parte del Ministerio de Medio Ambiente. El bambú del bosque se usa en la artesanía local para elaborar canastas, sillas y bolsos. Esto está permitido porque los nuevos árboles se planta simultáneamente. Se puede visitar de manera libre y sin restricciones de tiempo. Es uno de los lugares imprescindibles que ver en Kioto y disfrutar de este paseo entre bambúes. 

Reserva natural de bambu
Bosque de bambu de Arashiyama

Templo Saihoji

Es un templo budista zen, que contiene unas 120 especies de musgo. Originariamente fue el lugar de vacaciones del príncipe Shōtoku, pero en el período Nara, Gyoki Bosatsu, lo transformó en un templo consagrado a la diosa Amitābha. El jardinero Muso diseño el jardín japonés según sus gustos. Durante la guerra Ōnin se incendió, en el período Edo se inundó dos veces y cayó en ruinas. El jardín es único, cubierto con 120 especies de musgo diferentes. El jardín está organizado alrededor de un estanque en forma de corazón. También alrededor del estanque se encuentran algunos templos y tres casas que permiten apreciar las diferentes perspectivas que ofrece el jardín, además que puedes practicar la ceremonia del té. 

Para poder visitarlo tienes que tramitar una solicitud, realizar una ofrenda al templo y tener una dirección en Japón para recibir la respuesta. En su página web podéis encontrar más información. 

Jardin de zen musgo
Jardín de musgo del Templo Saihoji

Camino de la filosofía 

Es un camino peatonal que sigue el canal con muchos cerezos, entre los templos Ginkaku-ji y Nanzen-ji. Sigue el curso del canal de riego que trae agua del Canal del Lago Biwa. El camino pasa por varios templos y santuarios como Reikan-ji, Otoyojinja, honen-in o Eikan-do entre otros y tiene un recorrido de unos 2,5 kilómetros. También puedes encontrarte cafeterías y tiendas de artesanía. En dar el paseo completo se puede tardar una media hora, pero está claro que si paras para ver todo lo que hay en el camino vas a tardar mucho más. Es un paseo muy popular tanto entre los lugareños como entre los turistas, sobre todo cuando están los cerezos en flor. 

Camino de la filosofía paralelo al canal
Camino de la filosofía

Mapa de ubicaciones

Las mejores ofertas de Vuelos a Osaka Aquí

Tu traslado Aeropuerto ⇆ Hotel sin sorpresas Aquí

Tu alojamiento en Kioto al mejor precio Aquí

La mejor tarjeta sin comisiones para viajar Aquí

El mejor seguro de viaje con un 5% de descuento Aquí

Las mejores excursiones y tours para tu viaje a Kioto Aquí

La mejor tarjeta SIM para Japón con un 5% de descuento Aquí

Estos son los lugares que nosotros consideramos imprescindibles que ver en Kioto, pero seguro que se nos escapa alguno. Si conocéis alguno que se nos ha escapado, dejarlo en comentarios. ¡¡Os leemos!!

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Oscar Guijarro Juan.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.